El episodio en el que Cruz recibió una herida con implicaciones fatales, en medio de la intervención del Esmad en las marchas del 23 de noviembre de 2019, no es un hecho aislado en los últimos 20 años de historia del país.

Como el del joven bogotano, se han presentado múltiples casos. La Fundación Paz y Reconciliación (Pares) reportó que hasta febrero de 2020 había identificado 34 casos que podrían configurarse como asesinatos cometidos por integrantes de ese escuadrón de la Policía.

Entre esos hay unos muy conocidos, como el de Nicolás Neira, un joven de 15 años que fue impactado en la cabeza con una ‘recalzada’ —cilindro de gas lacrimógeno lleno de objetos no convencionales— que disparó un agente del Esmad, en mayo del 2005. Neira pasó 5 días en coma y falleció el 6 de mayo de ese año. Su padre ha sido una de las personas que más ha luchado por justicia para su hijo.

Este último caso tiene la particularidad que, según el portal Las 2 Orillas, hubo un acuerdo en la Policía para ocultar lo sucedido, hasta que años después, uno de los implicados contó la verdad para obtener beneficios en otro proceso judicial. Pese a ello, aún no hay condenas.

En el video que abre está nota se hace un recuento de algunos de los episodios más polémicos (y cuyas investigaciones han arrojado escasos resultados), en los que personas que protestaban perdieron la vida tras la intervención de la fuerza pública.