Esa decisión le ha costado a este importante centro universitario enfrentar toda suerte de críticas especialmente de sectores académicos de América Latina y de Europa.

Entre esas manifestaciones están las del Departamento de Sociología y Estudios de Género de Flacso-Ecuador y la Facultad de Filosofía de la Universidad Autónoma de Madrid, además de profesores de distintas universidades del mundo, indicó Cadahia en una entrevista con El Espectador.

Y es que la noticia ha sacudido de tal forma el ambiente académico del país que a las voces discrepantes de la Javeriana también se ha sumado la de Carolina Sanín, despedida en 2016 de la Universidad de los Andes, que afirmó que el de Cadahia es “otro caso de escozor patriarcal […] y de un despido difamante de una colega con influencia pública”.

Si bien la Javeriana ha guardado silencio al respecto, sí ha trascendido que aparentemente se trató de una decisión que tiene relación con las posturas políticas de Cadahia, que no ha ocultado su respaldo al movimiento Colombia Humana, pero no tanto a Gustavo Petro.

“Uno no apoya personas, uno apoya proyectos”, señaló la profesora de filosofía a El Espectador.

Aun así, el excandidato presidencial salió en defensa de Cadahia y recalcó que su despido injustificado no es otra cosa que una “persecución ideológica”.

“Como estudiosa de la filosofía y de la política estaba convencida de que ahí había mayores posibilidades de paz, de democracia e igualdad en Colombia y me preocupa que ese apoyo me haya pasado factura”, agregó Cadahia a ese periódico.

Pero también, entre las posibles razones atribuibles al despido de la reconocida profesora e investigadora estarían sus posturas críticas sobre lo que ella denominó “cierta misoginia estructural en la universidad colombiana”, con las que ha denunciado la minoritaria participación de mujeres en las facultades de filosofía del país.

A mis colegas de la Javeriana les he hecho explícita mi preocupación porque el 80 % de los profesores de planta de la Facultad de Filosofía de la Javeriana son hombres”, subrayó la profesora en la reflexiva entrevista que concedió a El Espectador, en la que también dijo que su despido es el segundo en los últimos 6 meses.