González le contó a Blu Radio que pidió un uber pool, que es un servicio compartido con otros pasajeros, pero se bajó antes porque recogieron a otra persona cuando le faltaban 14 minutos para llegar a su destino, y eso aumentó el tiempo para su llegada.

En el punto donde se quedó, informó la emisora, el hombre tomó un taxi, 7 días después notó que Uber le había cobrado 2 millones de pesos de su tarjeta de crédito, porque le estaban cobrando el capó del carro que supuestamente dañó.

No obstante, dijo González en la emisora,  que la plataforma se está basando en una “foto de un carro, sin placa alguna” para cobrarle semejante cantidad de dinero y que “la única prueba que tienen” en su contra es un recibo.

González envió un derecho de petición a Uber y se ha dirigido en repetidas ocasiones hasta la empresa pero no ha conseguido respuesta alguna.

Por su parte, Blu Radio se comunicó con la plataforma y esta le aseguró que el conductor dice tener videos en contra del denunciante, pero no los ha querido revelar.

De igual manera, la empresa le dijo a la emisora, que el denunciante y el conductor aceptaron que habían tenido una discusión en el transcurso del viaje y, al parecer, el usuario le propinó un golpe al auto.

El caso ya se encuentra en la Superintendencia de industria y Comercio.