El mandatario calificó esta ley como “un paso histórico en la protección de la niñez”:

“La imprescriptibilidad es para que ningún bandido pretenda arrebatar la inocencia de un niño y que quede con el paso de los años en la impunidad tan execrable conducta”, manifestó.

La ley fue aprobada por mayoría absoluta el pasado 2 de diciembre por la Cámara de Representantes, después de que el Senado hubiera dado la luz verde.

La imprescriptibilidad de los delitos sexuales cometidos contra menores era una petición de múltiples organizaciones sociales de protección de la infancia para que las víctimas puedan buscar justicia sin importar el paso del tiempo, ya que muchas veces lleva muchos años el poder asimilar y hablar de los abusos.

“Los indicadores internacionales nos muestran que muchos de los niños que son abusados en todo el planeta, presentan la denuncia 20 años después en promedio”, recordó Duque.

Colombia se une así a países como EE.UU., Canadá o Suiza que ya contemplan esta realidad, mientras que otros como España han aumentado recientemente el tiempo en que tardan en prescribir este tipo de delitos.

El presidente resaltó la decisión como un avance luego de que la cadena perpetua para “violadores y asesinos de niñas, niños y adolescentes” fuera aprobada e introducida en julio pasado, una norma muy contestada por sectores que consideran que se debiera invertir más en prevención que en incrementar las medidas punitivas.

Duque destacó además que el Congreso está próximo a aprobar la prohibición del castigo físico a los menores.

El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) contabilizó el año pasado 11.665 casos de violencia sexual contra niños, niñas y adolescentes. También confirmó al menos seis muertes violentas de menores en las primeras semanas del 2021, de las cuales cuatro fueron niñas y dos niños.