La situación fue denunciada por el periodista Harold Bonilla, de Caracol Radio, que difundió una fotografía en su cuenta de Twitter.

En la imagen se ve a dos niños, de no más de 10 años, al pie de una ventana del colegio (que incluso acusa un fuerte deterioro) escribiendo en cuadernos que tienen desplegados sobre el piso. Los acompañan sus morrales recostados contra la pared. Un adulto los observa.

La escena reúne varias situaciones propias de la vida escolar, que atañen a la comunidad académica en su conjunto y que se pueden evidenciar a través de unas preguntas.

Si los niños llegaron tarde, ¿la responsabilidad es de ellos o de los padres? Si no hicieron las tareas en la casa y llegaron a hacerlas en la puerta del colegio, ¿la responsabilidad es de ellos, de los padres o de los profesores? Si les llega a pasar algo por estar expuestos en la calle, así sea por unos minutos, ¿la responsabilidad es de ellos, de los padres o de los profesores?

Gustavo Bocanegra, rector del colegio donde estudian más de 100 niños, habló con Caracol Radio y sus declaraciones dejaron más interrogantes que certezas.

“En ningún momento los estudiantes se quedan por fuera. Lo que pasa es que hay un horario de entrada y de salida, al cual nosotros cumplimos. Los estudiantes ingresan y nosotros iniciamos clases a las 6:30. La institución está abierta a partir de las 6:15”, dijo el docente en la emisora.

También contó que ese colegio no tiene ni celador ni portero. “Cuando suena el timbre para ingresar los estudiantes a las 6:30, se entra a clase; y a las 6:45 vuelve y se abre”, continuó Bocanegra. “Porque el docente… son 23, 25 estudiantes que quedan solos [en el salón] y tampoco se puede ir a exponer la integridad física de ellos”.

“Entonces, nosotros nos vemos en la obligación de estar en esa actividad mientras se vuelve a abrir la puerta. Los niños nunca han durado más de 5 minutos por fuera. Es la primera vez que sucede esto”, explicó en la frecuencia.

Y aseguró con énfasis: “Abandonados no estaban. Porque el niño llegó tarde. Lo que pasa es que el niño estaba haciendo unas actividades que no había hecho en la casa y las estaba terminando ahí. Pero en ningún momento nosotros lo hemos abandonado”.

“Ese niño es uno de los que siempre frecuenta llegar tarde, y siempre ha ingresado”, fue la última explicación del rector. “Nosotros no podemos estar aquí parados en la puerta. Nosotros siempre lo dejamos ingresar, Lo que pasa es que cuando suena el timbre a las 6:30, los profesores entran al salón y el profesor que tiene disciplina coloca las actividades, porque son 23, 25 estudiantes que también quedan solos, y nosotros no podemos ir a arriesgar la integridad física en el salón, el comportamiento de los estudiantes, mientras se viene a abrir la puerta”.

Esta es la foto que publicó el periodista Harold Bonilla: