Enrique Peñalosa le dijo a Blu Radio que el embalse San Rafael no es usado para el acueducto de Bogotá sino que es una reserva de emergencia, a la que solo los empleados de esa empresa tienen acceso  y usan para su recreación personal.

 “Claramente, es un interés político [el que tiene el sindicato del acueducto en San Rafael]. Los señores del sindicato sí tienen ese parque como un club para ellos. Empleados del acueducto van cuando quieren, pueden armar paseos y picnis, entonces a ellos les molesta que vayan otros ciudadanos de Bogotá. Es una especie de club privado que le pertenece a todos los bogotanos […] pero los únicos que tienen acceso son los empleados del acueducto”, manifestó.

El mandatario aseguró, en la emisora, que con la suspensión de la licitación de ese proyecto son los bogotanos los que se estarían perdiendo del mejor parque, “de lejos”, de la ciudad, que le “cambiaría la vida a millones por cientos de años”.

“A mí me parece muy triste porque es que Peñalosa es irrelevante. Difícilmente se vuelven a conseguir recursos como esos. Es conseguir 600.000 millones de pesos para todo el proyecto. Los ciudadanos de Medellín sí pueden ir a un parque muy lindo en las montañas a través de un cable, pero los bogotanos no podrán hacer lo mismo”, expresó.

La suspensión del proyecto la hizo el juzgado sexto administrativo del circuito de Bogotá luego de que el sindicato dijera que la obra en el embalse traería problemas “irreparables” al ambiente , según la emisora. No obstante, Peñalosa revertió esos argumentos y dijo que las autoridades ambientales ya aprobaron la construcción del parque.