Según la edición impresa de la revista Semana, la Fundación para la Libertad de Prensa, Flip, recibió el 8 de abril un correo anónimo con información del posible ataque: “Se tiene planeado un atentado con armas de largo alcance y explosivos, ya que cuenta con esquema de seguridad fuerte (5 guardaespaldas y 2 camionetas)”, dice la comunicación.

Y añade más detalles: “Le han hecho seguimientos y se sabe que viaja mucho por tierra a Bogotá y a pueblos de Risaralda”.

Silva, como lo explicó Semana, posee en su historial el haber ganado una demanda en 2017 por pérdida de investidura contra Carlos Enrique Soto, senador del partido de La U, y acciones similares contra un concejal de Dosquebradas y 4 de Pereira. También, logró la devolución de 16.000 millones de pesos en la capital risaraldense por cobros indebidos de valorización.

Además, tiene demandado a Juan Pablo Gallo, alcalde de Pereira, por presunta violación al régimen de conflicto de intereses cuando se desempeñaba como concejal.

“Se convirtió en el terror de la clase dirigente de esa región”, afirmó la publicación.

Desde 2017 cuenta con medidas cautelares y seguridad de la Unidad Nacional de Protección, UNP, debido a amenazas de un hombre armado que le dijo que no querían más investigaciones.

Al respecto, el medio señaló que el coronel Manuel Salcedo, comandante de la Policía de Pereira, recomendó a la UNP rotarle los carros [las 2 camionetas] asignados.

Silva ya puso la demanda ante la Fiscalía y notificó a la UNP para que le den vehículos con mayor blindaje, pero le dijo a Semana que la Unidad solo actúa en estas emergencias cuando se trata de personas del Centro Democrático.

Por su parte, la revista se comunicó con la UNP y obtuvo como respuesta que Silva tiene el esquema que recomendaron los estudios de riesgo.

“Todo indica que mi caso será la crónica de un archivo anunciado”, concluyó Silva ante Semana.