El caso tuvo lugar en Barranquilla, donde los vecinos del barrio Universal escucharon los lamentos de los perros durante varios días, informó El Heraldo.

Ante los constantes aullidos, llamaron a las autoridades, que acudieron para liberarlos y los sacaron del taller.

El Grupo de Protección Ambiental y Ecológica de la Policía fue el que llegó al lugar y con ayuda de algunos vecinos rescató a los asustados cachorros.

Aún así, faltaba la madre de los pequeños. El grupo de policías, citado por el diario barranquillero, aseguró que después de mucho tiempo se pudo establecer comunicación con el dueño del local donde funciona el taller.

El hombre llegó a la escena y ayudó a abrir el local en donde hallaron a la madre de los 2 cachorros.

El diario regional, que recibió las denuncias de los vecinos, sostiene que el local fue cerrado ante la medida de aislamiento, pero sus administradores dejaron encerrados a los animales y sin los cuidados adecuados.

De acuerdo con la Policía, el administrador del negocio podrá afrontar penas que oscilan entre los 12 y 36 meses de prisión, además de multas de 5 a 60 salarios mínimos mensuales vigentes por el maltrato a los animales.

Este es el momento del rescate: