Así lo detalló, en un comunicado, la Secretaría Departamental de Movilidad, que agregó que los viajes no estarían autorizados desde y hacia la capital, hasta que se cuente con el visto bueno de la Alcaldía. 

La decisión se da con el fin de evitar el transporte pirata, que ha venido creciendo en varios pueblos de Cundinamarca, desde el cierre de las terminales de transporte por la pandemia de coronavirus.

Se ha emitido la circular que busca generar protocolos para la reactivación del servicio público de transporte en concordancia con lo dicho por el Ministerio del Interior y de Transporte. Cerca del 59 % de nuestro departamento hoy cuenta con alguna forma de transporte público, pero el restante se está movilizando con el uso del transporte informal”, añadió el secretario de Transporte y Movilidad de Cundinamarca, Jorge Godoy, en declaraciones recogidas por Caracol Radio. 

De esta forma, el servicio de transporte volvería, inicialmente, desde el próximo primero de septiembre, aunque esto podría cambiar si se extiende el aislamiento obligatorio en Colombia. 

Por su parte, la Secretaría de Movilidad del departamento indicó que la venta de tiquetes se hará, en primera instancia, a personas que comprueben que se transportan por urgencia. De igual forma, apuntó que se garantizarán los elementos de bioseguridad y limpieza dentro de las terminales y buses aprobados para la reapertura de rutas. 

Finalmente, la Gobernación de Cundinamarca informó que los transportadores ilegales, o que infrinjan los protocolos de bioseguridad, sufrirán la suspensión de la licencia de conducción y recibirán una multa.