Cuando estaban llegando al camposanto bajaron el ataúd de la carroza fúnebre y empezaron a caminar juntos. Allí fueron detenidos por las autoridades, quienes mediaron para que entendieran la gravedad de la situación, como se puede ver en una grabación difundida por Noticias Uno 

La reacción inicial de la gente fue de indignación e incluso se escucharon algunos gritos en contra de los agentes, pero finalmente comprendieron que lo que estaban haciendo no estaba permitido y se dispersaron, detalló El Heraldo 

Finalmente, el féretro fue devuelto al carro, y de la procesión inicial de 30 personas, solamente quedaron 5 para entrar al cementerio, añadió ese diario. 

Esta no es la primera violación masiva de la cuarentena por un sepelio, en la capital del Atlántico. El pasado 4 de abril se difundió otro video de una enorme ceremonia en donde participaron algunas comparsas y agrupaciones folclóricas de esa ciudad.   

Debido a las recomendaciones sanitarias, los cementerios de Barranquilla solo permiten el acceso a sus instalaciones de 5 familiares o amigos, máximo, para que acompañen al difunto, aseguró el diario El Universal, de Cartagena.