“Vamos a hacer esto como una medida pionera en Colombia y en Latinoamérica”, destacó el burgomaestre, Julián Rojas, en diálogo con Blu Radio. 

El novedoso trabajo de aseo se hará rociando cloro (hipoclorito de sodio) desde los drones militares e industriales. “Tenemos todo el acompañamiento técnico de los organismos de seguridad”, añadió en esa emisora. 

El alcalde indicó, en la frecuencia, que tomó esta decisión ya que “la pandemia mundial obliga a implementar todas las herramientas posibles para preservar la vida y la salud de las personas”. 

Los drones utilizados “tienen sensores para detectar a los ciudadanos que tienen temperaturas altas”, por lo que dispondrá de funcionarios de la Secretaría de Salud para que “aborden a las personas para confirmar si tienen fiebre o solo están acalorados”, apuntó en el espacio radial. 

Por último, Rojas aclaró que la aspersión “se hará en horarios específicos y se avisará con tiempo a la comunidad para que no se exponga de forma directa al contacto con la sustancia desinfectante”. 

Si bien el mandatario aclaró que los habitantes del municipio serán avisados con antelación; no especificó cuáles serán las medidas de contingencia para evitar el contacto del cloro con las plantas y los animales que puedan estar al aire libre durante la aspersión.