El Ministerio de Minas y Energía había pedido levantar la medida cautelar que dictó el magistrado ponente Ramiro Pazos, de ese mismo tribunal, en noviembre del año pasado con el argumento de que el ‘fracking’ podría causar efectos adversos a la salud humana y al medioambiente.

“Con la decisión de la Sala Plena del alto tribunal, se mantienen quietos los procesos de licenciamiento ambiental en la Agencia Nacional de Licencias Ambientales (Anla) y la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH)”, indicó La República.

Es decir, que el Gobierno no puede otorgar permisos a empresas para que hicieran proyectos de exploración y explotación de hidrocarburos con la técnica del fracturamiento hidráulico.

Sin embargo, todavía puede presentarse una nueva ponencia para ser discutida, y este no es un fallo de fondo porque aún faltan testimonios que el Consejo de Estado debe considerar.

Hace 10 meses cuando se emitieron las medidas cautelares, el Gobierno estuvo en desacuerdo porque, según dijo, las normas existentes obligan a las empresas interesadas en esa práctica a evitar cualquier afectación al medioambiente y al ser humano.

Además, antes de la decisión, la ministra de Minas, María Fernanda Suárez, señaló en Blu Radio:

“No existe la posibilidad de vivir de energías renovables. Hoy con la tecnología actual no se puede que el 100 % de la energía sea de fuentes no convencionales porque esas energías son variables”.

El tema sigue generando opiniones a favor y en contra, pues para la Alianza Colombia Libre de ‘fracking’ aún existen esos riesgos de “afectación al recurso del agua, contaminación de acuíferos subterráneos y superficiales, temas de sismicidad”, dijo su representante Carlos Santiago en Caracol Radio.

Entre tanto, el presidente de Naturgas, Orlando Cabrales, considera que levantar la medida cautelar sería un paso importante para asegurar el abastecimiento de gas y petróleo de Colombia a futuro y señaló en El Heraldo:

“Esta es una de las principales fuentes que tiene Colombia para garantizar su seguridad energética, generar regalías, pago de impuestos, desarrollo de encadenamiento productivos y buenos precios del gas natural para los usuarios”.