En entrevista con Noticias Caracol, el hombre aseguró que la medida de transitar con máximo el 35 % de la capacidad del vehículo afectó sus ingresos, con los que ayuda a su papá, a su exesposa y a sus 4 hijos.

“Con el 35 % [de cupo] no vive un bus de estos que se come 150.000 pesos de combustible diario”, manifestó el hombre al noticiero.

Ante esa crítica situación, el conductor no solo decidió parquear su vehículo, sino también vivir en él: quitó las sillas, puso plástico en las ventanas para que no le entre frío y acomodó sus muebles en la buseta, la cual se la cedió su papá, indicó el medio.

Jorge comentó en el informativo que si bien “es difícil” lo que está experimentando, no tenía más opción que vivir en el vehículo, al que llama ‘Morgan’.

El conductor, que no reveló cómo está haciendo para sobrevivir ahora, agregó que espera una ayuda para él y sus compañeros.

A continuación puede ver el informe completo: