A través de un comunicado, la empresa aseguró que los buses que no se han comprado tendrían que prestar sus servicios en las zonas de Perdomo, Fontibón, San Cristóbal, Suba centro y Usme.

Según El Espectador, la compañía de transporte habría declarado desierto el proceso licitatorio por falta de proponentes. El medio señala que solo se presentó una empresa, y esta no subió su oferta al Secop (plataforma en la que las entidades estatales deben publicar los documentos en procesos de contratación), por lo que no se contó con oferentes.

Cabe destacar que, según Transmilenio, los buses que compre el Distrito deben tener estándar de emisión Euro VI o bajas emisiones, lo que, según el periódico, representaría un problema.

El diario consultó a una de las empresas interesadas en participar (aunque no reveló su nombre) y apuntó que la tecnología de combustión que permite cumplir con el estándar de emisiones Euro VI es un obstáculo para estar en la licitación.

De acuerdo con el rotativo, “es un reto presentar una oferta económica atractiva al haber una escasa disponibilidad de empresas que ofrezcan esa tecnología”.

Por otro lado, Caracol Radio consultó una fuente, que tampoco reveló, y dijo que la licitación habría quedado mal estructurada, pues “el modelo económico no cuadra”, ya que muchas empresas tienen endeudamiento bancario o están en ley de insolvencia.

Ante el anuncio de Transmilenio de una nueva selección, El Espectador dijo  que no se sabe si este se hará mediante una nueva licitación o por un proceso abreviado. Además, mencionó la posibilidad de que se modifique el pliego para que las empresas “puedan determinar que participar sí es un negocio”.

Cabe destacar que este anuncio por parte de la empresa de transporte se da tres semanas después de que el Distrito anunció que las rutas provisionales del SITP (que parecen permanentes) se extenderán por dos años más.