En su último escrito, Caballero catalogó al exministro de Defensa Guillermo Botero, quien renunció a esa cartera, como un “inepto” porque, según él, “bajo su desordenado mando, o ‘a sus espaldas’ y por instrucciones venidas de más alto, el ejército colombiano volvió a las andadas: a los falsos positivos”. Al referirse a la labor que desempeñó Carlos Holmes Trujillo como canciller, cargo que dejó el pasado 12 de noviembre al ser nombrado como nuevo mindefensa por el presidente Iván Duque, el columnista reclamó que, desde el Ministerio de Relaciones Exteriores, Trujillo “procedió a multiplicar los enemigos diplomáticos de Colombia”.

La tesis de Caballero, en la que asegura que el nuevo ministro de Defensa es un “demente”, está soportada en que Botero era el reflejo de una “ineptitud pasiva”, mientras que Trujillo se movilizará en su nuevo cargo por el “activismo” que, según el columnista, lo caracteriza.

“La ineptitud pasiva del ahora exministro Botero le permitía pasar entre las balas y los asesinatos como el cegato ‘Mister Magoo’ de las tiras cómicas, simplemente dejando que las matanzas y los bombardeos sucedieran sin que él se diera cuenta. Pero el activismo del nuevo ministro Trujillo, que está convencido –tal vez con razón– de que su pasión por la guerra gusta entre los colombianos, es mucho más peligroso”, manifestó Caballero en la revista Semana.

El columnista terminó opinando que a Colombia la espera la guerra. “Con una cúpula militar guerrerista, un subpresidente ausente (‘¿De qué me hablas, viejo?’) y un suprapresidente tan enredado por las turbiedades de su pasado –de presidente de Colombia, de gobernador de Antioquia, de hermano de Santiago–, la salida más fácil para las gónadas exaltadas del nuevo ministro es la huida hacia delante: la guerra”, concluyó Caballero.

En el acto en el que fue anunciado como nuevo ministro de Defensa, Carlos Holmes Trujillo hizo referencia a la seguridad de los ciudadanos y la convivencia, y prometió mejorarlas. Pues pese a que aseguró que su antecesor tuvo logros “positivos”, ahora se deben obtener “más y mejores resultados” para reducir delitos como el hurto y el homicidio y al extorsión.

Además, Trujillo dedicó una palabras a los militares y dijo que se debe defender “su transparencia y pulcritud”, y que se enfocará en ello para cumplir las instrucciones del presidente, teniendo en cuenta que el uso de la fuerza debe sujetarse a las normas del derecho internacional humanitario.