Como un retroceso y un freno para el país en diferentes sectores calificó la periodista en Semana la gestión del presidente Iván Duque y advirtió que el segundo año de gobierno despunta igual que el primero para el mandatario colombiano.

Para María Jimena Duzán el gobierno Duque se ha equivocado políticamente en el manejo de algunos de los temas primordiales para el país “evitando lo verdaderamente importante y urgente por privilegiar las obsesiones de Uribe”.

La columnista señala la intención del gobierno de destruir a la JEP, de dividir al país más de lo que está, de feriar el Plan de Desarrollo y ponerlo en bandeja a los políticos y a los contrabandistas, de negar el conflicto armado para reducirlo a una “amenaza guerrillera” y de proteger a los latifundistas, entre los que está Álvaro Uribe.

De igual manera, Duzán precisa que el país retrocedió en materia de política internacional en favor de Estados Unidos, acusó al gobierno de desfinanciar la paz y de una ineficiente lucha contra la corrupción.

“En este primer año de gobierno no ha habido plata para la paz, pero sí estuvo a punto de pagar la millonaria deuda privada que Odebrecht y Corficolombiana tienen todavía con los bancos, por cuenta de un contrato que se finiquitó por corrupto, estimada en 1 billón 200.000 pesos”, destacó la periodista en Semana.

Y añadió para ese semanario que al presidente Duque lo que le ha afectado, por encima de otras cosas, ha sido “una crisis de identidad que lo ha condenado a gobernar un país tan complejo como Colombia sin saber realmente quién es” y en ocasiones sin argumentos.