La empresa le apuesta al cultivo y producción de aceite medicinal de marihuana “sin aditivos o condiciones simuladas”, pues considera que el clima en el país es “idóneo para la propagación en invernaderos al aire libre”.

“PharmaCielo y nuestra gente siguen siendo pioneros de la industria del cannabis en Colombia (…) Ahora, somos el primer y único productor local de cannabis en recibir esta codiciada certificación de garantía de calidad“, afirmó el presidente ejecutivo de la compañía, David Attard, citado en un comunicado.

El certificado fue otorgado a la producción de plantas para la propagación, floración y producción de cannabis psicoactivo (THC) y no psicoactivo (CDB), después de una auditoría en las instalaciones de la empresa.

“A medida que el mercado mundial de cannabis medicinal siga evolucionando y otros mercados se abran al uso de cannabis medicinal y productos derivados, las empresas que tienen la capacidad de asegurarle un producto con calidad y consistencia llegarán a la cima”, aseguró el director de Salud e Innovación de la empresa, Delon Human.

En diciembre de 2015, Colombia legalizó la marihuana para uso medicinal y científico con un decreto que habilita la posibilidad de que se expidan licencias para la posesión de semillas de cannabis, así como para el establecimiento de cultivos de esa planta.

El 6 de julio de 2016, el Gobierno expidió los decretos que regulan la evaluación y el seguimiento a las licencias que otorga para el uso de semillas para siembra y el cultivo de plantas de cannabis psicoactivo y no psicoactivo, entre otros elementos.