La meta del Distrito para las próximas semanas es aumentar el flujo de pasajeros en el sistema masivo de transporte en medio de la pandemia por la COVID-19 del 35 % al 50 %; según López en una rueda de prensa, las láminas sirven para dividir cada puesto y así evitar el contacto entre personas.

“Mientras tengamos tapabocas, limpieza, distanciamiento y aire, se minimiza el riesgo de contagio. Se contagió Mucha más gente ayer en Las aglomeraciones en sitio cerrado, que en las operaciones que hemos hecho en el sistema todos estos meses que ha sido más responsable que el viernes con COVID, como lo títuló la prensa internacional”, indicó la alcaldesa en una rueda de prensa.

La mandataria enfatizó que en todo momento se deben tener las ventanas de los articulados abiertas para que haya un flujo adecuado de aire y así se evite al máximo la propagación del virus; para esto, entregó 320 nuevos buses que ya cuentan con estas medidas.

“En Transmilenio estamos comprometidos con el avance de los grandes proyectos del Sistema Integrado de Transporte Público en Bogotá. Cada bus nuevo representa una nueva oportunidad de trabajo, calidad de vida para una familia y mejor servicio para los usuarios”, indicó Felipe Ramírez, gerente de Transmilenio.