La situación ha resultado ser beneficiosa para los vendedores ambulantes que se dedican a distribuir bates, palos y cadenas en los semáforos de la ciudad, informó Noticias Caracol. 

Un vendedor informal, identificado como Andrés, dijo a ese medio que vende entre 8 y 10 bates al día e incluso señaló que tanto ciclistas como conductores están adquiriendo esos elementos contundentes.

El aumento del hurto de bicicletas ha sido un dolor de cabeza para las personas que se transportan en ese medio. Sin embargo, las autoridades llaman a no tomar justicia por mano propia e incluso algunos ciclistas piden calma; dicen que prefieren no llevar nada para defenderse, en caso de que los ladrones tomen retaliación contra ellos. 

Así lo expresó un ‘biciusuario’ consultado por el informativo, quien dijo que ante un robo con arma de fuego o que es perpetrado por varias personas, un bate o palo sería inútil y hasta contraproducente; por eso, él prefiere entregar los elementos de valor en caso de un asalto. 

El hurto de bicicletas es el único delito, según la Alcaldía de Bogotá, que ha crecido durante el confinamiento por la pandemia de coronavirus en la ciudad. 

De acuerdo con el más reciente informe de seguridad y convivencia de la Secretaría Distrital de Seguridad, el robo de bicicletas ha aumentado un 59 % durante agosto de 2020, en comparación con agosto de 2019. 

El documento oficial indica que en el transcurso del 2020 se han reportado 7.121 bicicletas robadas en Bogotá, mientras que en el mismo periodo del año 2019 solamente se reportaron 5.229. 

En lo corrido del año, ese delito ha crecido un 36 % frente a los primeros 8 meses del año pasado, concluyó la Secretaría de Seguridad de Bogotá.