Sin embargo, el alto tribunal respondió en Twitter que la razón por la cual la Sala Plena sesionó en el norte de Bogotá fue “por motivos logísticos derivados de las marchas programadas, como única razón” y segundo, desmiente “señalamientos personales o institucionales sobre las eventuales interceptaciones”.

No obstante, reiteró que “solicitará información a la Fiscalía, Policía Nacional y Dirección Nacional de Inteligencia, sobre eventuales interceptaciones en la Corporación”.

Entre tanto, el noticiero dice que los 9 magistrados de ese alto tribunal tienen la certeza de que están siendo espiados por agentes de inteligencia desde hace meses.

A parecer, una fuente confiable de la Fiscalía les habría advertido a los magistrados estar “en máxima alerta”, debido a que algunas grabaciones de conversaciones estaban rotando en varios círculos, dice el informe de Noticias Caracol.

De hecho, ese medio afirma, basado en declaraciones que habría obtenido de los propios magistrados, que la Sala Plena de la Corte sesionó el pasado jueves en el club El Nogal para no ser afectados por las marchas programadas para ese día, y porque supuestamente ahí no había riesgo de ser espiados.

Lo hicimos en El Nogal porque allá no hay micrófonos”, habría ducho uno de los magistrados al noticiero.

Las sospechas recaerían sobre algunas “manzanas podridas de organismos de inteligencia e inclusive en la propia Fiscalía”, aunque no descartan que agentes extranjeros estén involucrados, sostuvo el informativo.

Sobre las razones detrás de las ‘chuzadas’ estarían que la Corte Constitucional está tomando decisiones contrarias a los intereses del gobierno Duque y los Estados Unidos respecto a la JEP y la aspersión con glifosato, entre otros temas, señaló el noticiero.