La Silla Vacía explica el orden de las cosas de acuerdo con lo que suceda este viernes, y resume todo en tres posibles caminos, aunque cada uno tiene varios posibles desenlaces.

En cualquiera de los casos, la etapa siguiente sí comenzaría a esclarecer dónde podría terminar el proceso contra Álvaro Uribe Vélez por presunta manipulación de testigos, o incluso devolver el caso casi hasta el principio, por lo que la decisión definitiva todavía podría estar a meses de conocerse.

Los dos primeros casos apuntan a la posibilidad de que el fiscal Jaimes decida pedir la preclusión del caso, determinación que terminará en manos de un juez para analizar la argumentación y avalarla o rechazarla. Este sería el camino, según el análisis de La Silla:

Primer escenario: fiscal pide preclusión y juez la avala

Si el togado decide aceptar la preclusión del caso, las víctimas seguramente recurrirían esa decisión y el caso llegará al Tribunal Superior de Bogotá, donde un magistrado podría avalarla, caso en el que se pondría fin al proceso.

Pero si el togado decide negarla, prosigue La Silla, todo volverá a la Fiscalía y a la etapa actual, en la que un fiscal deberá acusar o formular un pedido diferente de preclusión.

Segundo escenario: fiscal pide preclusión y juez la rechaza

En este caso el proceso volverá a quedar inmediatamente en manos de la Fiscalía, que podría formular otro escrito de preclusión buscando que esta vez el juez lo avale, caso en el que todo quedaría como en el primer escenario.

La otra opción sería apelar la decisión ante el Tribunal Superior de Bogotá, en una situación también parecida a la del primer escenario; todo terminará si el magistrado termina dándole la razón, pero si la rechaza tendrá que volver a manos del fiscal para que reconsidere presentar una acusación o reformule su pedido de preclusión; de nuevo a la etapa actual.

Tercer escenario: la Fiscalía formula acusación

Este escenario se daría en cualquier momento en que la Fiscalía acuse al expresidente. Allí sería la defensa de Uribe la que tendría que presentar nulidades, que quedarán en manos de un juez para avalarlas o negarlas.

Si las acepta, los analistas dicen que el caso Uribe reiniciaría, pero si no, el fiscal deberá leer la acusación para pasar a audiencia preparatoria y finalmente a un posible juicio.