Ante esa problemática, según informó Caracol Radio, la Secretaría de Educación debe hacer los trámites necesarios ante el Departamento Administrativo de la Defensoría del Espacio Público, Planeación y Catastro, para legalizar las plantas físicas asignadas al Distrito.

Al respecto, el concejal Rolando González señaló que, de llegar a ocurrir esa situación, al menos 133.000 estudiantes se verán afectados y podrían perder sus clases.

Además, el concejal aseguró que el Distrito “no tiene certeza del estado jurídico de muchos colegios de la ciudad, lo que puede generar problemas de planeación” a falta de un mes para la radicación del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial.

“No se ha cumplido con los requisitos o documentos, para que se inicien los procesos de pertenencia y que permita que estos predios sean de propiedad del Distrito”, dijo González.

Aunque ni el medio ni el cabildante especificaron las sedes de los colegios públicos que están envueltas en esta incertidumbre legal por la ubicación de sus estructuras, la mayoría de estas instituciones albergan a niños y jóvenes de estratos 1, 2 y 3.