Según la versión que entregó el ente acusador, los hechos se remontan al pasado 18 de diciembre de 2017, cuando los policías detuvieron en vía pública a un hombre que transportaba mercancía en un vehículo, en el barrio Patio Bonito (localidad de Kennedy).

La Fiscalía dice que los procesados presuntamente le exigieron dinero al comerciante “a cambio de no judicializarlo”, pues la mercancía que llevaba en ese momento no tenía la documentación requerida.

La víctima tuvo que entregarles 2 millones de pesos, los cuales le llevaron desde su casa. Además, los uniformados supuestamente le hurtaron 95 pares de tenis nuevos, avaluados en 9 millones de pesos”, informó la Fiscalía en un comunicado.

Con estas acusaciones en su contra, agentes del CTI y de la Dijín capturaron el pasado 18 de marzo al “intendente Juan Carlos Galindo Sáenz, así como a los patrulleros David Felipe Sánchez López, Óscar Iván Barragán Loaiza, Miguel Antonio Bernal González y Yanpier Alfonso Bustos de Jesús”, precisa el ente acusador.

Si bien la Fiscalía dice que ninguno de los uniformados aceptó los cargos, un juez ordenó enviarlos a prisión este viernes.