La agresión ocurrió el pasado 7 de septiembre en una vivienda de la población de San Juan de Rioseco, en Cundinamarca, y dejó a una joven mujer de 21 años con graves heridas en su cabeza y otras partes del cuerpo.

Según detalló la Fiscalía en un comunicado, las pruebas y testimonios que recopiló para esclarecer este caso comprometen a Porras Bohórquez con la agresión, y por eso lo acusó ante un juez de control de garantías “por el delito de feminicidio en grado de tentativa, el cual aceptó”.

El organismo investigador también hizo una reconstrucción de los hechos y encontró que el agresor era el exnovio de la víctima, que ingresó sin permiso a la casa donde ella estaba y luego de apuñalarla huyó.

“Según la investigación, siendo las 11:30 de la noche una mujer fue atacada mientras dormía, con un arma cortopunzante, lo cual le comprometió gravemente sus órganos vitales”, explicó la Fiscalía.

El organismo investigador presume que este salvaje ataque “habría sido motivado por celos”, pues según contaron testigos y familiares de la víctima, ella decidió ponerle fin a su noviazgo debido a que el hombre se comportaba de manera agresiva.

“Ella venía siendo maltratada por su expareja, quien la sometía a tener relaciones sexuales contra su voluntad y le prohibía vestir, caminar o comportarse de cierta manera. Por eso decidió terminar su relación”, aseguraron familiares de la joven, testimonio que compartió la Fiscalía.

En cuanto a la víctima, a la que W Radio identificó como Olga Rocío Torres, actualmente se encuentra en etapa de recuperación y cuida de una herida de por lo menos 10 centímetros que le causó el agresor, y que va desde su oreja izquierda hasta la parte de atrás de su cabeza.

La joven dialogó con la emisora, tres días después de los hechos, y contó que el hombre irrumpió en su vivienda sin autorización:

“Él llego a mi casa, donde las puertas siempre están abiertas, entró al cuarto donde yo estaba durmiendo, me arrastró del cabello hasta el piso y me enterró un cuchillo en el cuello hasta que yo empecé a gritar, alerté a mis papás hasta que se levantaron y él arrancó a correr”, aseguró.

Así las cosas y luego de haber aceptado cargos, la Fiscalía dice que Porras Bohórquez podría enfrentar una condena de hasta 20 años de prisión.

Estas dos fotos que compartió La W corresponden al joven procesado y a una de las graves heridas que sufrió la mujer.

Tomada de W Radio