El hombre fue identificado como Jonathan Cervantes Pascuales, y un juez lo condenó a pagar nueve años de cárcel luego de que investigadores lograran “comprobar que les mostró sus partes íntimas a dos niñas”.

La versión de los hechos que dio a conocer la Fiscalía, por medio de un comunicado, indica que las menores salieron para “hacer un mandado” a una tienda que está en la esquina de su casa, y que en el trayecto “vieron que Cervantes se tocaba sus partes íntimas, las miraba e intimidaba”.

Las niñas aseguraron, dice el organismo acusador, que ellas corrieron para dar aviso a su madre, y que cuando ella salió el hombre “huyó” del lugar al parecer en un vehículo.

Pero al día siguiente, las dos pequeñas regresaban del colegio cuando “vieron el mismo carro en un taller”, y de inmediato le volvieron a avisar a su progenitora.

“Esta vez la señora alcanzó a reclamar, pero este lo negó ante lo cual las menores lo identificaron”, se lee en el boletín.

Si bien en el momento de la acusación el procesado no se allanó a los cargos, la Fiscalía asegura que las menores “fueron entrevistadas” varias veces por personal especializado de Medicina Legal, y que de ese modo se verificó “la veracidad” de lo que ellas estaban diciendo.