Autoridades le hicieron seguimiento a este caso y encontraron que la señalada agresora es una joven, de 23 años, que trabaja como auxiliar de enfermería en un hospital de esa población.

Al respecto, la Policía detalló en un comunicado que la joven, al parecer llevada por los celos, “atravesó dos sogas en la calle” e hizo caer de la motocicleta a la mujer, que se desplazaba por una vía de la vereda Manga Arriba, sector Las Mulas, a dos cuadras de su vivienda.

“Seguidamente, procedió a inyectarle una sustancia en sus glúteos, lo cual la dejó con incapacidad de resistir. Posteriormente, utilizando combustible, incineró la motocicleta y en este acto la víctima resultó con quemaduras de segundo grado en el tórax, por lo que fue trasladada al Hospital San Rafael de Girardota donde fue atendida inicialmente”, se lee en el boletín.

Por la gravedad de sus lesiones, a la víctima la remitieron a un hospital de mayor nivel en Medellín, en donde se encuentra bajo observación médica debido a que, según la Policía, le aplicaron varias “dosis de tramadol y clonazepam”.

Los investigadores del caso encontraron que la señalada agresora, al parecer, “sostenía desde hace seis años una relación sentimental con el esposo de la víctima”, pruebas por las que se libró una orden de captura en su contra.

En cuanto a la agresiva reacción de la mujer, la Policía dice que “fue por las continuas conversaciones que sostenía con el esposo de la víctima, en las que este le indicaba que no sabía cómo alejar a su esposa para convivir con ella”.

La auxiliar de enfermería fue capturada “en el hospital donde laboraba” y un juez ordenó enviarla a prisión.

El medio La Chiva Alerta dio a conocer un video de cuando la Policía presenta a la señalada agresora: