La Policía identificó a esta mujer solo con el alias de ‘la Estilista’, y aseguró que “aprovechaba las horas de mayor afluencia” de personas en las estaciones para dar el golpe certero a sus víctimas.

La presunta asaltante, explica la autoridad, delinquía bajo la modalidad del “cosquilleo”, y de esa manera tan sutil logró “hurtar celulares” a desprevenidos pasajeros a los que, tal vez, esta mujer no les despertó sospecha.

Se desconoce si la joven fue capturada en flagrancia o si alguna de sus víctimas interpuso una denuncia en su contra, pues de lo contrario la ‘estilista’ podría quedar en libertad, pintándole así la cara a la justicia.

Hay que decir que el ‘cosquilleo’ es una de las formas a las que más acuden los ladrones de celulares en Transmilenio, sin olvidar que existen otros escenarios de aglomeración (ya sean deportivos o de esparcimiento) en donde también se emplea, debido a que hay un permanente contacto físico entre las personas y ese roce es el que aprovechan para hurtar los elementos sin el uso de la fuerza, y sin siquiera despeinarse.

“Ubican como un blanco fácil a aquellos que dejan ver una marca en la ropa, evidenciando llevar objetos de valor en su bolsillo. Aprovechan los roces que se generan por la multitud para acercarse a su víctima, y les basta con un pequeño descuido para romper o cortar el bolsillo”, especificó la Policía en un comunicado, en el que alertó a usuarios para que cuiden sus pertenencias cuando usen el servicio de transporte.

En relación a esta modalidad de hurto, Caracol Radio entregó un dato alarmante, y es que según las autoridades en la capital delinquen al menos 100 organizaciones que se dedican específicamente al ‘cosquilleo’.

En operativos contra la delincuencia en 2019, la emisora dice que hasta septiembre pasado se contaban 5.237 personas capturadas por delitos de hurto, cifra que resulta preocupante si se tiene en cuenta que se acerca una de las épocas en donde más se dispara la delincuencia: la temporada de diciembre.

Por eso, las autoridades hacen un llamado para que la ciudadanía denuncie en caso de ser víctima de un robo, o cuando sea testigo de un hecho de inseguridad.