‘Santiago’, como se quiso identificar el menor para dar la entrevista en el programa ‘Los Informantes’, del canal Caracol, dijo que a su hermano (menor) le dijeron que tenía que entrar en una banda ilegal y si no lo iban a matar, por eso, ‘Santiago’ fue a hablar con la banda, “a ellos no les gustó” y asesinaron al hermano.

Entonces, ‘Santiago’ quiso vengar la muerte de su “hermanito”, dejó la escuela y se empezó a entrenar como sicario, cuenta en la entrevista, y con 14 años mató a dos de los asesinos de su familiar.

Posteriormente, para terminar de ser parte de un grupo delincuencial cometió otro homicidio que le encargó su “jefe”.

“A mí me daba susto, pero ya no. […] Como que también me ha gustado la sangre”, relata con crudeza el joven, que además esperar encontrar a otras dos personas que dice son culpables de la muerte de su hermano.

‘Santiago’ sabe que en ese camino sus opciones solo son la muerte o la cárcel, pero aun así no evidencia intenciones de cambiar el rumbo de su vida, entre otras cosas, porque es poco probable que pueda salir de la banda con vida, señala ‘Los Informantes’.

Además de los 300.000 pesos que le dan por quitarle la vida a una persona, el menor también es vendedor de drogas, relató él. Con ese dinero, él lleva comida a su casa y le paga el estudio a otra hermanita que le quedó. Su papá lo abandonó.

La triste historia de ‘Santiago’ también representa la de varios menores a los que delincuentes encargan homicidios y otros delitos porque los castigos contra ellos son muchos menores que los que recibe un malhechor mayor de edad.

Vea aquí la historia completa de este joven: