Además de que el hombre, que fue capturado, no contaba con la autorización para la captación de aguas superficiales (hecho que disminuye el caudal de esta fuente hídrica) se descubrió que 2 motobombas ocuparon el cauce con un muelle, señaló la Corporación Autónoma Regional de Cundinamarca (CAR), en un comunicado.

Estas aguas del río Bogotá no son aptas para el riego de cultivos y se estaba afectando el suelo del lugar por goteo de gasolina de esas motobombas, informó la entidad.

Este caso hace recordar otro hecho similar ocurrido en esta vereda, en el sector de Chorrillos 3, en 2016, cuando se desmanteló un sistema de riego que distribuía agua del río Bogotá sobre una parcela de 6 hectáreas, informó en su momento Semana Sostenible, quien expuso que los alimentos cultivados son comercializados en Bogotá.

Laura María Duque Romero, directora regional Bogotá-La Calera de la CAR, hizo un llamado para cuidar y proteger los recursos naturales poniendo especial atención cerca “de ecosistemas estratégicos como la reserva Thomas Van Der Hammen y los cerros orientales”, agregó el boletín de la CAR citado previamente.

Duque Romero dijo en el mismo medio que en especial se deben tramitar los permisos de este tipo ante la corporación.