El hecho sucedió al anochecer del lunes, cuando el camión transitaba por la carretera que comunica a Barranquilla con Santa Marta, momento en el que el conductor y su esposa se percataron de que algo sucedía atrás, pero no se detuvieron por miedo a que los asaltarandetalló El Heraldo.

Las víctimas incluso dijeron que otro conductor intentó advertirles que algo se les estaba cayendo, pero que creyeron que podría ser un cómplice y se negaron a parar, por lo que solo lo hicieron al encontrar un CAI en Ciénaga, relata ese mismo diario.

Ahí, prosigue El Heraldo, se percataron de que habían sustraído todos los kits, que iban dirigidos al resguardo indígena Chimila de Naara Kajmanta, en Gaira, y el barrio Oasis, al nororiente de Santa Marta.

De acuerdo con Blu Radio, eran 100 kits que habían sido donados por la Fundación Diez y también tenían como destinatarios “a los hijos de familias desplazadas que habitan en la periferia de Santa Marta”.

El medio barranquillero indicó que sustrajeron una maleta con objetos personales de la pareja, pero se salvaron unos computadores portátiles que llevaban en la cabina del conductor.

Tasajera es el mismo lugar donde hace unas semanas ocurrió la tragedia que terminó con la vida de decenas de personas que robaban combustible de un camión cisterna accidentado.

El combustible se terminó encendiendo, haciendo que el vehículo explotara y matara a varias personas en el acto, dejando a muchos más quemados de gravedad. La mayoría de estos han muerto por sus heridas.