La decisión se tomó “por los últimos acontecimientos que se han dado en Colombia”, detalló Martín Vila, portavoz del gobierno local de esa ciudad, en declaraciones recogidas por el Diario de Cádiz. 

El funcionario agregó, según ese rotativo, que el Ayuntamiento de Cádiz considera que las acusaciones que tienen a Álvaro Uribe bajo arresto domiciliario dan cuenta de “la poca catadura del personaje” y que es impropio que la ciudad española “siga teniendo un reconocimiento a tan deshonroso personaje”.

Por su parte, el periódico ibérico recordó que Uribe mantiene prisión domiciliaria, acusado de “pertenencia a banda armada, tortura, asesinatos, desapariciones, fraude procesal, soborno y de atentar contra los derechos humanos”. 

Asimismo, Vila manifestó que el Ayuntamiento de Cádiz considera que los delitos de los que se acusa a Uribe son “delitos que se pueden tipificar de lesa humanidad y que se podrían perseguir por la justicia universal”. 

Movilización para quitarle el premio a Álvaro Uribe 

La agencia Europa Press indicó que la decisión del gobierno de la ciudad, ubicada en el sur de España, se da después de recibir propuestas de más de 100 organizaciones nacionales e internacionales que habían solicitado la retirada del premio. 

“Ya en 2009 Uribe era una persona que había mostrado poco respeto hacia las libertades y era responsable de tantas violaciones de derechos humanos en su país”, reza una carta de la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, citada por esa agencia de noticias. 

El premio, que se entregó entre 2009 y 2015, también fue otorgado a otros exmandatarios sudamericanos como el brasileño Lula Da silva (2011) y el uruguayo José Mujica (2013), concluyó el Diario de Cádiz.

Este es el anuncio publicado por el Diario de Cádiz: