El segundo pico de la pandemia de coronavirus está avanzando peligrosamente en Bogotá. Entre viernes y sábado, las unidades de cuidados intensivos de la ciudad destinadas a pacientes con coronavirus presentaron un aumento cercano al 3 % en su ocupación.

Lo anterior significó que, con corte a las 4:00 p.m. del 9 de enero, había 1.688 ciudadanos internados en las 1.840 camas UCI instaladas. De esta manera, el sábado terminó con un 91,7 % de ocupación en las unidades adecuadas para las personas delicadas con COVID-19.

La capital del país amaneció este domingo solo con 152 camas UCI COVID disponibles. Al revisar las unidades de cuidados intensivos totales, sumando las que pueden atender a ciudadanos con otras patologías, el porcentaje de ocupación es del 90 %, por lo que hay disponibles 234.

Alcaldía de Bogotá (Saludata)
Alcaldía de Bogotá (Saludata)

Bogotá superó el pasado jueves el 85 % de ocupación y por eso la Alcaldía de la ciudad decretó el toque de queda de cuatro días que finaliza este lunes festivo a las 11:59 p.m., así como una nueva cuarentena de dos semanas en las localidades de Kennedy, Fontibón y Teusaquillo.

Son más de 30 las clínicas de la capital del país que ya no tienen disponibles unidades de cuidados intensivos. Durante esta semana, varios centros hospitalarios denunciaron que sus pabellones de urgencias también se están empezando a colapsar.

Paradójicamente, a muchos bogotanos no les importa la emergencia sanitaria que vive la ciudad. En las últimos días se han descubierto varias fiestas clandestinas en bares, la más reciente durante la madrugada de este domingo, una en la localidad de Chapinero en la que fueron encontrados varios menores de edad y hasta cuchillos.