Quintero narró en su Twitter que a la bebé se le descubrió la enfermedad hepática cuando iniciaba la crisis por el coronavirus y le ha avanzado rápidamente. Por eso, hace 20 días, dice él, “se declaró código verde a nivel nacional en búsqueda de un donante”.  Pero la situación no ha sido fácil y con la emergencia por COVID-19, resultó mucho más complicada.

Por lo mismo, el alcalde y su esposa fueron examinados, y los especialistas determinaron que Osorio podría ser la donante de la bebé. Así es que Aleia y su mamá entraron a cirugía este martes.

“Esta es la prueba más dura de nuestras vidas. Dios pone a veces todas las variables en contra para mostrarnos su grandeza. Agradezco a todos quienes nos han enviado su solidaridad y oraciones”, escribió Quintero.

La bebé de Quintero y Osorio ya había pasado por una cirugía en marzo. Los médicos querían retrasar el proceso de la pequeña para que alcanzara un peso adecuado y disminuir los riesgos de la cirugía, pero por el avance de la enfermedad no fue posible esperar más, detalló el alcalde.

Cientos de colombianos, incluyendo periodistas, políticos personalidades como Martín Santos, se han solidarizado con el mandatario de Medellín que vive un verdadero drama.