La alerta la lanzaron empleados y directivos de varias funerarias de la capital santandereana que, según Blu Radio, han visto cómo se duplicaron los cadáveres de personas fallecidas en los últimos días, teniendo en cuenta que los casos de coronavirus aumentaron en el departamento.

“Nosotros hemos pasado de recibir un cuerpo de COVID-19 a cuatro por día, y algo que las autoridades no han tenido en cuenta es que los cuerpos que van a cremación no son solo los casos confirmados, son también los sospechosos”, dijo en la emisora José Martínez, gerente de Funeraria La Colina.

Martínez afirmó que por cada paciente que muere a causa de la enfermedad hay cuatro que llegan bajo sospecha, pero que de todas formas los cinco cadáveres van directo al horno.

La misma denuncia la hizo Luis Gonzalo Rueda, del servicio fúnebre Sagrado Corazón, en diálogo con CM& Noticias.

“Están legalizando a todos por COVID y después de cuatro u ocho días de que ya se ha cremado el cuerpo, (la prueba) sale negativa”, aseguró Rueda.

Lo mismo cree Lina García, de Parques La Colina, que contó en el informativo que la mayoría de cremados “han sido por sospechas”.

Las tres personas que se quejan coinciden en que las funerarias van camino a la quiebra ya que “no hay venta de ataúdes, servicios fúnebres ni salas de velación”.

Pero la alerta también es para las autoridades del departamento ya que solo hay siete hornos crematorios y los trabajadores ya “no dan abasto” con las jornadas, y Vanguardia hizo un llamado sobre que ninguno de los cementerios cuenta con contenedores fríos para almacenar los cuerpos como lo indican los protocolos.

Noticias RCN ya había hablado del tema y lo primero que dijo es que la cremación, de acuerdo con los líneamientos nacionales, se debe aplicar por igual a cuerpos confirmados o sospechosos de coronavirus.