Según informó ese medio de comunicación, el exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons fue el hombre clave para que el organismo norteamericano obtuviera pruebas contundentes de la forma como Luis Gustavo Moreno les pedía grandes sumas de dinero a políticos investigados del país para torcer a su favor los procesos que tenían en su contra.

“Lyons buscó la justicia de Estados Unidos, prometió la cabeza del exfiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno y cumplió. Así, en colaboración con fiscales y agentes federales, con micrófonos escondidos, los grabó a él y su abogado, Leonardo Pinilla, en varios encuentros en Miami, entre mayo y junio de 2017”, detalló el periodista Juan David Laverde, a cargo de la extensa investigación.

El 12 de mayo de ese año, Lyons contactó al abogado Pinilla para pedirle que viajara junto a Moreno a Miami, con el fin de que se reunieran y negociaran cómo engavetar los procesos por corrupción en contra del político costeño.

Luis Gustavo Moreno dudó si viajar a Estados Unidos, pero lo hizo a mediados de junio. Caracol, además de conocer las grabaciones que Lyons le hizo a Moreno para que las usara la justicia norteamericana, publicó las fotos que ese organismo tomó de forma infiltrada de las reuniones que el exgobernador de Córdoba tuvo con Moreno y su abogado en Miami.

Según lo conocido por el noticiero, Lyons le entregó un soborno de 10.000 dólares al abogado de Moreno en el Dolphin Mall de esa ciudad estadounidense.

Caracol mostró polémicos diálogos que sostuvieron Lyons y Moreno en la camioneta del político sobre la medianoche del 15 de junio de 2017. En una parte, el exfiscal anticorrupción le confiesa a su interlocutor que decidió volverse corrupto para hacer carrera y aspirar a altos cargos de la vida pública nacional, como la Defensoría del Pueblo o la Procuraduría.

“Me metí en esta vaina pa’ hacer carrera, pal’ día de mañana mirar un cargo como la Defensoría, como la Procuraduría. Claro, a largo aliento, pero toca hacer estos pasos y para dar esos pasos también toca hacer este tipo de cosas, porque uno llega allá en esa dinámica”, dijo Moreno en una parte de la conversación con Lyons.

Curiosamente, el exfiscal se dio cuenta de que Lyons tenía un celular en altavoz con una llamada en línea y sospechó inmediatamente que lo estaban grabando, como efectivamente estaba sucediendo. Sin embargo, el exgobernador de Córdoba se salió con la suya y lo convenció de que era una llamada de una novia. Moreno le pidió que marcara inmediatamente a ese número, Lyons accedió y al otro lado de la llamada contestó una agente encubierta de la DEA que le ‘siguió la corriente’ al político y se hizo pasar por su pareja.

“El trato se había sellado: cuatrocientos millones de pesos le pidió Luis Gustavo Moreno a Lyons. Y, además, veinte mil dólares para el día siguiente de ñapa. Faltó poco para que se frustrara el operativo de la DEA”, concluyó Noticias Caracol sobre el final de su extenso informe.

A continuación, la investigación de ese medio de comunicación con todos los audios que permitieron que la DEA capturara a Moreno y su abogado el 27 de junio de 2017: