Lo anterior lo hacen luego de contactar al vendedor del carro fingiendo ser compradores. De esta manera, los delincuentes citan a su víctima en un lugar y, allí, la intimidan con un arma de fuego, informó Noticias Caracol.

El coronel Yecid Peña, comandante operativo de la Policía de Barranquilla, aseguró al noticiero que durante el encuentro, los bandidos les quitan las tarjetas débito y de crédito a sus víctimas para hacer “retiros cuantiosos de dinero”.

Un afectado habló de manera anónima con el informativo y manifestó que, en su caso, un criminal lo citó en un centro comercial de la ciudad y en ese lugar le pidió “manejar el vehículo para ver en qué condiciones estaba”. Al subir al carro, el bandido lo amordazó y lo tiró a una calle.

Frente a esta situación de inseguridad, las autoridades han desplegado varios operativos en la ciudad “para verificar la legalidad de los vehículos” y alertar a los ciudadanos sobre esta modalidad de robo, indicó el mismo medio.

El comandante Peña señaló que, gracias a lo anterior, en lo que va corrido del año se ha registrado “una disminución de casi el 40 %” en el hurto de carros, comparado con el mismo periodo de 2018.