El general Jorge Luis Vargas, director de la Policía Nacional, confirmó la muerte de los patrulleros Harol Puentes Rivero y William Fuel Uribe, y calificó el hecho como un “cobarde homicidio” contra dos de sus hombres cuando patrullaban en Chocó.

El oficial les envió “un saludo solidario” a las familias de las víctimas y dijo que es con la “promesa de que no habrá impunidad”, y apuntó la responsabilidad del ataque hacia integrantes del ‘Clan del Golfo’.

Ese doble asesinato, en palabras del oficial, “muestra la desesperación de estos delincuentes, que creen que asesinando policías los vamos a dejar de perseguir”.

El general Vargas publicó las fotos de los dos patrulleros asesinados y advirtió que aunque los violentos sigan atacando a los uniformados, “el compromiso para combatir al ‘Clan del Golfo’ y a toda expresión criminal es indeclinable”.

Asesinato de dos policías en Riosucio, Chocó

En cuanto a los hechos que rodean las muertes de los patrulleros Puentes Rivero y Fuel Uribe, el alcalde de Riosucio, Conrad Valoyes, aseguró en Caracol Radio que “sicarios” los atacaron a tiros en el barrio El Paraíso, en el sector conocido como La Piscina.

“Se manifestaba por allá, sobre lo ocurrido, que en todo el Urabá existía la posibilidad de un ‘plan pistola’. No vaya a ser esa la retaliación”, indicó el alcalde en la emisora.

Precisamente el comandante de la Policía en el Urabá, coronel Heinar Puentes, se desplazó hasta Riosucio con un equipo para ponerse al frente de la investigación, mientras las familias esperan que se cumpla la promesa del alto oficial y haya justicia en este caso.