El Tribunal Supremo confirmó la condena y explicó, en un boletín, que el procesado fue declarado culpable de “intento de violencia” contra agentes públicos, ya que les tosió a pocos centímetros de su rostro mientras gritaba “¡corona!”.

La agencia AFP recogió el comunicado en donde se detalla que el joven no estaba contagiado de coronavirus cuando les tosió a los policías, que lo detuvieron cuando regresaba de una fiesta de cumpleaños en un vehículo, el pasado 29 de marzo, en pleno confinamiento.

El argumento al que apeló el procesado es que actuó bajo los efectos del alcohol, pero los policías lo detuvieron en medio de un control de rutina y las autoridades le imputaron cargos.

Si bien esta persona, de la que no se reveló su nombre, fue condenada a tres meses de cárcel y absuelta en primera instancia, el Tribunal Supremo aumentó la pena por unas nuevas disposiciones legales.

“El artículo 119, párrafo 1, incluye a la vez la violencia y las otras formas de agresión física mencionadas en el código penal, párrafo 244 (sobre la violencia) y esta última disposición incluye la infección por coronavirus”, afirmó el tribunal en el comunicado.

Médico tose en la cara de una azafata de Avianca

Un caso similar a este ocurrió en el aeropuerto El Dorado en Bogotá también en marzo de 2020, y el irresponsable le tosió en la cara a una auxiliar de la aerolínea Avianca.

El hombre fue identificado como Alberto Enrique Cárcamo Zea, y se conoció que es un anestesiólogo que luego se excusó diciendo que estaba desesperado y cansado de esperar en la terminal aérea.

Al final del pleito, el médico y la auxiliar llegaron a un acuerdo que superó los 15 millones de pesos, y también estaba en duda si el Tribunal de Ética Médica le “permitirá seguir ejerciendo su profesión”.