Los afectados, tres adultos mayores de 60 años y sus dos hijos (uno con problemas de esquizofrenia), salieron del inmueble —ubicado en el barrio El Tejar de la localidad de Puente Aranda— hacia una cita; en ese momento, el arrendador cerró la puerta y les impidió que volvieran a ingresar, denunció Blu Radio.

Esa desalmada acción ocurrió el pasado 23 de marzo, por lo que esta humilde familia capitalina lleva más de 8 días viviendo en la calle y con sus escasas pertenencias encerradas en la vivienda donde pagaban arriendo, añadió la emisora.

A través de un Facebook live, el noticiero radial mostró la difícil situación que pasan estos ancianos y sus hijos, que ahora viven en el antejardín de una casa, sin techo y a la intemperie.

“Estamos muy mal viviendo acá en el antejardín y tapándonos con plásticos. Una persona sin carácter, sin mente, nos sacó afuera a la calle. Estábamos pagando arriendo normalmente, dijo que no nos quería ver, se entró (a la casa) y nos cerró por dentro y nos dejó en la calle”, contó Francisco, reciclador y afectado, a la emisora.

Él asegura que no debían dinero de arriendo, pero supone que el arrendador sintió temor de que su familia le quedara debiendo por la difícil situación económica que atraviesa el país, debido a la cuarentena obligatoria por el coronavirus.

“Él ya nos había amenazado que nos iba sacar. Se presentó que mi hijo mayor es esquizofrénico y salimos; al momento, el señor se metió y nos puso un candado por dentro y nos dejó afuera. Nos dejó en la calle. Todas la cosas de nosotros están encerradas, las camas, cobijas, ropa y todo”, agregó el hombre.

Francisco también le contó a Blu que tienen algunos enseres que les han regalado los vecinos y un colchón; sin embargo, este último está dañado y mojado por las constantes lluvias en la ciudad. Han logrado conseguir agua potable para el aseo personal y en algunas ocasiones los dejan bañar en un polideportivo del sector.

Entre tanto, asegura que ninguna autoridad les ha querido ayudar, y todos ignoran la orden del gobierno nacional de que no se debe desalojar a ningún ciudadano por la medida de cuarentena.

Por esto, la emisora comenzó una iniciativa que consiste en pedirle a los ciudadanos ayudar a esta humilde y desfavorecida familia con mercados y otras especies. Ellos residen detrás del CAI Tejar, en Bogotá