El punto de encuentro de recicladores y vendedores ambulantes, entre otras personas que se han visto gravemente afectadas por la cuarentena, es la carrera 13 con calle 22.

“Por la cuestión de la pandemia es que nosotros ofrecemos algo para todos. Aquí nos reunimos, casi todos los días estamos acá”, aseguró a Pulzo Héctor Garcés, reciclador.

El hombre agregó que a diario les dan comida a unas 50 o 60 personas para que “medio se sostengan”. Asimismo, indicó que si bien la Policía los “molestaba mucho” al principio por lo que hacían, poco a poco fueron entendiendo que se trataba de una forma de no morir de hambre.

Janer Viáfara, gestor cultural, le contó a este medio de comunicación que toda la comida proviene de donaciones, pues son muy pocos los que pueden pagar una pieza y, al mismo tiempo, tener dinero para una comida.

Viáfara añadió que las personas que se reúnen en este punto de la capital también reciben apoyo de colectivos independientes como ‘Bicimercado campesino’ y ‘Nadie Bogotá’.