La molestia de este grupo de adultos mayores de 70 años es contra el presidente Iván Duque y contra sus ministros del Interior, Alicia Arango, y de Salud, Fernando Ruiz Gómez, pues consideran que ellos han “individualizado” a la población mayor con medidas estrictas muy diferentes a las que se adoptaron para los demás ciudadanos.

Por eso, este ‘combo’ que se denomina como ‘La rebelión de las canas’, y que es liderado por el exministro de Hacienda Rudolf Hommes Rodríguez, impuso una tutela contra el Gobierno en la que deja claro que su inconformismo no es con las medidas generales para enfrentar la pandemia de coronavirus, sino contra las normas específicas que involucra a los adultos.

“Nuestro cuestionamiento es a la discriminación que sufrimos cuando se nos individualiza como un grupo especial y se nos impone paternalistamente un confinamiento distinto al del resto de la población, con el argumento de que estamos en mayor riesgo y el Estado cuida mejor de nuestra salud que nosotros mismos. Esto es un irrespeto a nuestra autonomía y es discriminatorio”, asegura, por medio de un comunicado.

Entre las personalidades que figuran en el documento se destacan nombres de políticos como Humberto de la Calle Lombana, Maurice Armitage Cadavid, Álvaro Leyva Durán y Clara López Obregón, así como los de varios empresarios, periodistas, columnistas y exfuncionarios de gobierno, y su molestia es porque aunque el gobierno les ha permitido adelantar varias actividades al aire libre, de todas formas consideran que son bajo “condiciones mucho más estrictas que las permitidas al resto de adultos menores de 70 años”.

En entrevista con Blu Radio, el exministro Hommes insistió: “Nos están molestando es a nosotros ¿Por qué no nos pueden dar el mismo tratamiento que a los otros? Yo quiero que me traten como a los otros. Es discriminatorio”.

Además, señaló que desde el Gobierno se está irrespetando a los adultos mayores al llamarlos “abuelitos”, lo que considera es “francamente insultante”.

Con estos argumentos, el grupo de adultos pide impugnar las medidas de cuarentena que “violan” los derechos a la igualdad, y por medio de la tutela busca dejar sin efecto las resoluciones 464 y 844 de 2020 del Ministerio de Salud y los decretos 749 y 847 de 2020, “en cuanto imponen una restricción más severa para realizar ejercicio y que a ellos se aplique la norma prevista para los adultos menores”.