La información la dio a conocer este jueves el personero de Tame, Juan Carlos Villate, que le contó a El Tiempo que según la denuncia que interpuso en Fiscalía la mujer, de 32 años de edad, transitaba por ese sector junto con su esposo e hija, de 14 años, a eso de las 5:00 de la tarde.

Villate contó a ese medio que la mujer, a través de un intérprete, aseguró que como su esposo e hija se devolvieron a recoger unos elementos que habían olvidado en la finca en donde trabajan, ella se quedó un tiempo sola sobre la vía.

“La señora manifestó en la entrevista que el uniformado la llevó a un espacio boscoso, como a 15 metros de donde estaban los soldados, y la accedió. Nosotros creemos que los demás soldados tuvieron que haberse dado cuenta por lo cerca que estaban, pero eso ya lo establecerá la Fiscalía”, contó Villate al periódico.

El personero agregó a ese medio que la mujer es de nacionalidad venezolana pero que lleva varios años en Colombia, que fue llevada a un hospital para brindarle apoyo psicológico, que él fue al sitio y que encontró a una comunidad indignada que convocó a un plantón este viernes para rechazar lo ocurrido.

La señora cometió un error entendible, no le dijo nada al esposo y se bañó. Pero después reaccionó y decidieron denunciar. Ellos van hasta el lugar del retén, y ella señala al soldado que abusó de ella […] Por fortuna, las prendas que ella tenía puestas fueron bien embaladas y están bajo custodia de la Fiscalía”, puntualizó Villate, y dijo que una vez informó al batallón el coronel encargado fue hasta el sitio y “separó del grupo” al militar acusado.

Al respecto, Caracol Radio compartió un comunicado de cuatro puntos que emitió el Comando de la Fuerza de Tarea Quirón, adscrito a la Octava División del Ejército, en el que se reconoce que la denunciante “presenta dificultades vocales y auditivas”.

El Ejército asegura que una vez tuvo conocimiento del caso se puso al frente “de la situación para conocer detalles de las dos partes, brindando atención prioritaria a quienes interpusieron la queja y realizando la verificación individual al pelotón que se encontraba en la zona con el objetivo de intentar esclarecer los hechos y tomar las acciones legales que tengan lugar. A la vez, se puso a disposición de las autoridades competentes todos los medios necesarios para sus respectivas labores de investigación”, dice el boletín.

Esta denuncia representa otro lío para la institución militar en menos de una semana, luego del asesinato del exguerrillero de las Farc Dimar Torres, en Norte de Santander, presuntamente a manos de un cabo del Ejército que le disparó con el fusil en circunstancias que están por esclarecer.