El presidente Iván Duque confirmó que Campuzano Arrieta cayó en medio de un combate con el Ejército en el sector de El Entable, en cercanías a Barranco de Loba (sur de Bolívar), y aseguró que este hombre era “cabecilla principal del frente ‘Luis José Solano’ del Eln”.

Además, el jefe de Estado, por medio de un video, confirmó que este subversivo era “uno de los miembros más peligrosos de las estructuras del Eln”, que “tenía intimidados a habitantes de siete municipios al sur del departamento” y que está asociado con “asesinatos de líderes sociales, extorsiones y desplazamiento forzado”.

“También era asesino de líderes comunitarios, y pretendía seguir haciendo del secuestro y la extorsión su principal vehículo de financiamiento”, agregó Duque.

El mandatario colombiano envió un mensaje de que “seguirán cayendo los cabecillas de estas organizaciones”, y anunció que las autoridades continuarán combatiendo el terrorismo.

El Eln vuelve a recibir un nuevo golpe luego de que en febrero de 2017 iniciara negociaciones de paz con el anterior gobierno colombiano, y los diálogos fueron trasladados a La Habana en mayo de 2018.

No obstante, tras el atentado perpetrado por la guerrilla en enero de 2019 contra la Escuela de Cadetes de la Policía en Bogotá, que dejó 22 muertos, las ya estancadas negociaciones se rompieron y Duque reactivó las órdenes de captura contra los negociadores del Eln, que se encuentran en Cuba.

Según el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), en 2020 fueron asesinados 310 líderes sociales, cifra que la Misión de Verificación de la ONU en Colombia, en su último informe de diciembre, situaba en 53.