El operativo, denominado ‘Operación Métropoli’, se llevó a cabo por un trabajo conjunto entre la Policía de Bogotá y la Fiscalía y dejó a 268 capturados de los que, según informó el alcalde Peñalosa en rueda de prensa, 90 tenían orden de judicial para ser apresados.

De esos 90, aseguró el mandatario local, 48 eran reincidentes.

Peñalosa dijo estar seguro de que, por lo menos los 90 que tenían orden de captura, van a ir a la cárcel por el delito de concierto para delinquir. Así mismo, detalló que varios de los señalados fueron sorprendidos en flagrancia.

El alcalde expresó que esas organizaciones criminales, que ya estaban siendo seguidas por las autoridades, estaban dedicadas al robo de celulares, bicicletas, autopartes y locales comerciales.

De igual manera, el presidente Iván Duque, que acompañó por unos minutos al alcalde en la rueda de prensa, manifestó que este fue uno de los “golpes más duros” a las bandas criminales de Bogotá, y seguirán adelantando operaciones de este tipo para que “el que la haga, la pague”.