La argentina, que vive en la localidad de Bosques, Buenos Aires, no recordó que Enrique Óscar, como fue identificado el violador, había violado en reiteradas ocasiones a su hija, mientras tenía con ella una relación sentimental, publica el diario Crónica.

Enrique Óscar, de 33 años, fue denunciado, por primera vez, en agosto de 2018 ante la comisaría de la mujer y familia por esta madre, de la cual no revelaron su nombre para proteger su seguridad, indica el mismo medio.

Según ese rotativo, la argentina vivió un año con el abusador y luego lo echó de su casa al enterarse de las violaciones, pero meses después se reconcilió con él y le permitió que viviera una vez más en su casa, donde también vive la adolescente de 15 años.

Fue entonces cuando la menor les aseguró a las directivas de su colegio, porque ya no confiaba en su madre, que el hombre la había vuelto a violar. De inmediato, llamaron a la policía y al contar lo sucedido, buscaron al violador en la casa y allí lo arrestaron, añade Crónica.

Alejandro Ruggeri, fiscal a cargo del caso, pidió que le realizaran exámenes a la menor, los cuales comprobaron que efectivamente había sido víctima de abuso sexual, finaliza ese diario.