Según las últimas cifras publicadas por la cartera sanitaria, al menos 31 personas perdieron la vida en medio de esta tragedia y otras 500 resultaron heridas. Asimismo, señaló que los decesos podrían aumentar.

“La cifra oficial es de 31 fallecidos. Además, 500 ciudadanos fueron atendidos, de los cuales 221 fueron hospitalizados. Se ha dado de alta a la gente en función de los diferentes niveles de atención que se requiera”, precisó.

El ministerio, igualmente, señaló que las labores de rescate se reanudaron este lunes en el cuartel de intervención rápida del Ejército de Guinea Ecuatorial, que contaba con una amplia armería y que quedó totalmente destruido.

Efectivos de las fuerzas de seguridad y del servicio de bomberos hallaron varios cuerpos, incluidos los de algunos niños, debajo de los escombros, donde se ha impuesto un perímetro que restringe el paso de la población.

Pese a que no entregaron mayores detalles, fuentes locales aseguraron que hay demasiados muertos en la zona donde se registraron las explosiones. “Estábamos recuperando cuerpos. Gente aplastada y calcinada”, agregaron.

Gabriel Nsé Obiang, líder opositor, indicó que la desgracia pudo haberse evitado y advirtió que otros accidentes se presentarán en esa zona si el gobierno no toma las medidas pertinentes y mantiene “la misma negligencia”.

Videos muestran la dureza de las explosiones en base militar de Guinea Ecuatorial