Fernández llegó a la zona debido a que desde hace varios días hay daños de gigantescos incendios forestales.

El presidente de Argentina dio una rueda de prensa antes de los incidentes durante la cual aseveró que viajó a “escuchar a la gente” y anunció ayuda para los damnificados por el fuego. Fuera del lugar los manifestantes protestaban.

Al retirarse de un centro comunal en la localidad de Lago Puelo, Fernández debió ser protegido por un corredor humano ante el avance de los manifestantes hacia la comitiva presidencial. 

Cuando el mandatario se dirigía a su vehículo, debió abalanzarse hacia la puerta abierta del rodado. Las imágenes de televisión muestran al presidente llegar a su asiento al lado de una ventana y a los manifestantes golpeando el vidrio durante varios minutos, mientras la primera dama Fabiola Yañez intenta incorporarse para observar y alguien le pide que permanezca sentada.

Los enardecidos manifestantes detuvieron luego el paso de la camioneta en la que se trasladaba Fernández, golpeando el rodado con los puños y arrojando piedras que provocaron la rotura de vidrios, según se observa en las imágenes de la cadena TN y el diario Clarín.

Ante una escasa presencia policial, la turba logró detener a la caravana de vehículos por varios minutos, arrojándose incluso contra el capó de la van presidencial. Luego de liberado el rodado que transportaba al presidente, se observa a varias camionetas salir a alta velocidad entre los manifestantes.

Según el diario Clarín, los manifestantes protestaban contra proyectos mineros en la provincia de Chubut y también contra el gobernador del distrito, Mariano Arcioni. 

El exmandatario y antecesor de Fernández en el cargo, el liberal Mauricio Macri, repudió el ataque. “La violencia nunca es el camino. Repudio lo sucedido hoy en Chubut durante la visita del presidente. Cualquier diferencia tiene que ser resuelta por la vía del diálogo”, dijo en Twitter.

Alberto Fernández recorrió el sábado la zona de los incendios que dejan un muerto, 11 desaparecidos, decenas de evacuados y más de 200 casas destruidas por las llamas que azotaron esta semana la región de bosques y lagos de la Patagonia argentina.

Los incendios, presuntamente intencionales según las autoridades, estallaron a inicios de la semana alcanzando las localidades de Lago Puelo, El Bolsón, El Maitén, Epuyén, Futaleufú, El Hoyo y Las Golondrinas, cerca de la precordillera de Los Andes. “Hay 1.500 hectáreas de bosque nativo consumido”, según reportes de Defensa Civil.

 

Manifestantes lanzan piedras contra camioneta en la que se transportaba presidente de Argentina