Al menos siete estudiantes murieron y un par más resultaron heridos este martes al caer desde un cuarto piso, luego de que una baranda se rompió en la Universidad Pública de El Alto (UPEA), en Bolivia.

Los jóvenes asistían a una asamblea extraordinaria estudiantil, que fue convocada por el Centro de Estudiantes, reunión que derivó en protestas y se registraron empujones que provocaron que la baranda cediera.

“Hasta el momento tenemos el reporte de 5 personas muertas y 3 personas en terapia intensiva después de lo ocurrido en instalaciones de la UPEA”, confirmó en la tarde el ministro de Gobierno de Bolivia, Carlos Eduardo del Castillo del Carpio, en su cuenta de Twitter. Sin embargo, el número de fallecidos subió a siete posteriormente.

Entre los fallecidos hay dos mujeres y un hombre, mientras que los estudiantes que resultaron heridos ya fueron trasladados a centros hospitalarios con pronóstico reservado.

En un comunicado, la Universidad Pública de El Alto lamentó el “accidente fortuito” y señaló que el “hecho se encuentra en investigación por parte de la Policía Boliviana”, además, las autoridades del centro educativo también “han instruido una investigación interna”.

Desde distintos sectores se cuestiona por qué se permitió que más de 60 estudiantes se agolparan en un solo piso, sin las medidas de distanciamiento y bioseguridad por la pandemia, y en qué condiciones se permitió la realización de dicha asamblea estudiantil.

En el edificio de la carrera de Administración de Empresas se realizaba la asamblea estudiantil en la que se discutían cuestiones financieras con las que hubo algunos desacuerdos que provocaron los reclamos de los estudiantes y se presentaron enfrentamientos.

En varios videos que circulan por las redes sociales se ve a los estudiantes amontonados protestando en los corredores que dan a un salón, donde se realizaba la asamblea, momentos antes de que una de las barandas cediera y los ocho jóvenes cayeran desde el cuarto piso.

Caída en Universidad Pública de El Alto de Bolivia

Este es el momento en el que la baranda del pasillo cedió ante la presión que ejerció contra ella la multitud presente allí: