Con el 100 % de la votación escrutada, la fórmula integrada por Lacalle Pou y Beatriz Argimón como aspirante a vicepresidenta obtuvo 1.168.019 votos, por 1.139.353 para Martínez y su compañera, Graciela Villar, por lo que ni siquiera llegó a 30.000 la diferencia de sufragios entre ambos.

Como los votos denominados ‘observados’, es decir, los de aquellas personas que emiten su sufragio en diferente lugar a su circuito original por algún motivo justificado, ascendieron a 35.229, la Corte Electoral todavía no ha podido proclamar un ganador de la contienda.

La Corte tomará un día de descanso este lunes, por lo que el martes a las 9:00 a.m. (hora local) reanudará la tarea del recuento de votos para ver cuántos de esos ‘observados’ son hábiles o no y a cuál de las dos candidaturas se suma.

Por ello hasta el jueves o el viernes no se dará el nombre del presidente electo para el período ejecutivo 2020-2025.

Tras nueve meses de campaña electoral, unas elecciones internas en junio, la celebración de una primera vuelta de comicios presidenciales en octubre y la segunda este domingo, Uruguay sigue sin saber quién sucederá al actual mandatario, Tabaré Vázquez, del Frente Amplio.

En este cuarto balotaje, o segunda vuelta, en la historia electoral del país suramericano desde su creación en la reforma de 1996, la igualdad ha sido la nota predominante, hasta el punto de que la noche se cerró con un 1,2 % de diferencia entre Lacalle Pou y Martínez, pese a que las encuestas previas anunciaban una ventaja para el nacionalista de entre 6 y 8 puntos.

Unos 2,7 millones de ciudadanos estaban llamados a las urnas este domingo para elegir entre la continuidad del cuarto mandato consecutivo del FA o el cambio de la coalición opositora liderada por Lacalle Pou.