En un vídeo publicado en Twitter más de 2 horas después del asalto a la sede del Legislativo, Trump declaró: “Se tienen que ir a casa ahora, tenemos que tener paz; tenemos que tener ley y orden (…) No queremos a nadie herido es un período muy difícil”.

Sin embargo, este mensaje pacifista llegó después de decir que entendía que sus seguidores estuvieran dolidos porque les robaron las elecciones que disputó contra Joe Biden y que según él, ganó por amplia mayoría.

“Esta fue una elección fraudulenta, pero no podemos hacerle el juego a esta gente. Necesitamos paz, así que vayan a casa. Los queremos, son muy especiales”, dijo Trump.

“Se que están dolidos y heridos. Nos robaron las elecciones, unas elecciones que ganamos por mayoría. Todo el mundo lo sabe, especialmente en el otro lado (los demócratas), pero se tienen que ir a casa ahora”, indico Trump.

El mandatario saliente reiteró su denuncia de fraude electoral, pese a que no hay pruebas del mismo y a que todos los estados han certificado sus respectivos miembros del Colegio Electoral.

“No queremos a nadie herido”, aseguró el mandatario saliente, quien añadió: “Han visto cómo nos tratan, de tan mala manera. Sé como se sienten, pero vayan a casa ahora”.

Antes de que Donald Trump saliera al aire, el presidente electo de EE.UU., Joe Biden, dijo que la democracia de su país “está bajo un ataque sin precedentes” que “roza la sedición, y debe acabar ahora”.

Biden, además, exigió a Trump a hablar en televisión nacional para “defender la Constitución”  y poner “fin al asedio” al Congreso.

Cientos de seguidores del presidente Donald Trump irrumpieron este miércoles en el Congreso de EE. UU. tras derribar varias vallas de seguridad y enfrentarse con la policía, que se ha visto superada, provocando caóticas escenas en la capital estadounidense y ya se reportó al menos un herido de bala.

La alcaldesa Muriel Bowser declaró el toque de queda en la ciudad ante el caos generado, con miles de manifestantes en las calles de Washington.

El Congreso se encontraba reunido para validar los resultados de las elecciones de noviembre, en los que el demócrata Joe Biden resultó vencedor.

Las imágenes muestran cómo los seguidores del mandatario saliente se encaran con los agentes que conforman la barrera policial de seguridad y son repelidos con gases lacrimógenos.

Posteriormente, se ven peleas en el interior del Congreso entre seguidores de Trump y policías.

Algunos de ellos aprovecharon las estructuras desplegadas para la toma de posesión del presidente electo, el demócrata Joe Biden, para escalar y acercarse a la escalinata del Congreso y a su acceso.